Una vela como hornalla

Caliente una dosis de aceite esencial con la llama del fuego de una vela, posando sobre ella un recipiente (que puede ser un cucharón, un cenicero de barro o un bol pequeño). Basta con ponerlo sobre la vela encendida para aromatizar el ambiente. En invierno, podemos utilizar también el calor de los radiadores de la calefacción.

Etiquetas:

Deja un comentario


Todas los articulos publicados en http://aromaterapia-esencias.com/ son extraidos de otras webs y publicaciones viejas, la mayoria enviadas por nuestros visitantes, si alguno viola los derechos de autor, nos lo puedes comunicar a extramelb@gmail.com y sera removida a la brevedad, Muchas Gracias!