Archivo de la categoría ‘Ikebana’

Arreglos florales naturales

Arreglos florales naturales: cuando uno hace una Ikebana, tiene que estar tranquilo. No se puede llegar de la calle, sentarse y empezar a hacerlo. Tiene que alcanzarse cierta relajación. Uno se sienta, se apacigua, respira hondo y trabaja. Debe pensarse muy bien dónde se coloca cada elemento, y qué es lo que quiere expresarse con eso”, concluye la profesora Tsuji. Por más información visite Plantas medicinales.

Recrear la naturaleza con un arreglo floral

Un arreglo floral, al igual que una pintura, puede revelar los sentimientos de alegría o de tristeza de su creador. El objetivo del arte | Ikebana es recrear la Naturaleza con sus mismos materiales, pero haciendo un arreglo sentido úni-camente por el practicante. “Se usan toda clase de flores, sin excepción. Hasta yuyitos se pueden poner. Aunque sea con cualquier florcita que se encuentre en el jardín, ya se puede hacer un buen arreglo”, explica Rosa Takeko Tsuji, vicepresidente de la Sociedad Ikenobo de Arte Ikebana de la Argentina. El pimpollo simboliza el futuro. Una flor en su esplendor, la madurez. Y las flores secas, significan el pasado. Se usan los tres estados. Así se Intenta armonizar el pasado, el presente y el futuro.

Arte Ikebana

Arte Ikebana: en el siglo XVIII, cuando la Ikebana se hacía más popular, tuvo lugar un cambio más. Nació el Nageire-bana, estilo sencillo que solo usa unas cuantas flores y que reemplazó estilos complicados de tiempos anteriores. Se creó también un estilo especial de Ikebana para las casas de té, basado en las ideas propagadas por el gran maestro de la ceremonia de té, Sen-no-Rikyu. Según él, “las flores en la casa del té deben arreglarse de tal manera que impartan la belleza que presentan cuando crecen libres en los campos”. Los arreglos estilo Nageire-bana, originalmente consisten en dos ramas, una que se denomina “Yo” (luz o lo positivo) y la otra es el “In” (sombra o lo negativo). Este estilo de yuxtaposición de contrastes, poco a poco evolucionó a un Ikebana de tres ramas. A pesar de ser muy simple, tiene su propia belleza muy concentrada.

Ikebana el arte de arreglor florales

En pleno centro de la ciudad de Kyoto, descansa un lugar sagrado, ruta obligada de cualquier peregrinación budista en el oeste de Japón. Es la cuna del arte Ikebana y lo llaman templo Rokkakudo (quienes saben japonés explican que se llama asi por su forma hexagonal). Cuenta la leyenda que el príncipe heredero Shotoku, célebre en la historia japonesa por sus cualidades de hombre de Estado, ordenó su construcción en el año 587 de la era cristiana, con el fin de que sirviera de santuario a Bodhsatva Nyorin Kannon, su dios tutelar que se dice tenía la particularidad de habitar en el interior de un árbol gigantesco.

En ese templo, hoy existe una estatua del príncipe Shotoku que lo muestra en plena infancia, haciéndole una reverencia a Buda. Al lado está el salón de práctica que desde hace cientos de años se utiliza para impartir lecciones de Ikebana. El nombre de Ikenobo (“un arreglo floral de excelente calidad”), empezó a usarse en el siglo XV. Entre los 17 artículos de conducta moral dictados por el príncipe Shotoku se destaca la expresión “Wa” (paz y armonía), que se constituyó en el ideal supremo de la Ikebana de la escuela tradicional Ikenobo, de la cual derivaron más de 500 escuelas existentes actualmente.


Todas los articulos publicados en http://aromaterapia-esencias.com/ son extraidos de otras webs y publicaciones viejas, la mayoria enviadas por nuestros visitantes, si alguno viola los derechos de autor, nos lo puedes comunicar a extramelb@gmail.com y sera removida a la brevedad, Muchas Gracias!