Alergia por inhalación de polvo y polen

Alergia: provocan rinitis o inflamación de la nariz, con picazón y abundante secreción; conjuntivitis o irritación; y asma o contracción del músculo bronquial. En casos serios deberá consultarse al médico. Los ácaros: se trata de unos parásitos microscópicos que se alimentan de escamas humanas, y ningún lugar de la casa les ofrece tantas como los colchones y la ropa de cama. Se suelen desarrollar en primavera y en otoño. Para evitar su presencia, lavar las sábanas con frecuencia y reducir el uso de alfombras y muebles que acumulen polvo. Los hongos o mohos: necesitan una determinada humedad y temperatura para desarrollarse.

El baño, el aire acondicionado, los placares, etcétera, son algunos de sus habitat preferidos. Polen: poco se puede hacer para esquivar sus efectos, a no ser que se use una escafandra durante todo el día. Sin embargo, hay otras medidas efectivas: Si se viaja en coche, hacerlo con las ventanillas cerradas. No ir al campo en época de polinización. Utilizar humidificadores y pulverizar el ambiente para que el exceso de humedad deposite el polen en el suelo.

Etiquetas: ,

Deja un comentario


Todas los articulos publicados en http://aromaterapia-esencias.com/ son extraidos de otras webs y publicaciones viejas, la mayoria enviadas por nuestros visitantes, si alguno viola los derechos de autor, nos lo puedes comunicar a extramelb@gmail.com y sera removida a la brevedad, Muchas Gracias!